Desembocadura rio Berbesa - Castropol - Asturias

Herederos de algo más que una tradición

La carpintería inicial de la playa de Salías (Castropol), y mas tarde la nueva instalación en la desembocadura del río Berbesa han sido testigos del buen hacer y éxito de las embarcaciones diseñadas y creadas por la familia fundada por Marcelino González Santamarina.

Las numerosas embarcaciones salidas de este taller, tanto pesqueras como de recreo, surcan las aguas del Cantábrico y otros mares lejanos; y su figura estilizada y estilo elegante son uno de los principales sellos de identidad de este pequeño astillero.

Desembocadura rio Berbesa y a la izquiera Astilleros Pacho

En la Ría del Eo se pueden se pueden contemplar numerosos botes veleros creados y diseñados en estos astilleros que inundan de elegancia la ría con su esbelta silueta y firme navegar.

Nos consideramos herederos de toda una tradición de construcción naval en la que el enclave de La Linera (Castropol) y el estuario del Río Eo han sido piezas fundamentales dentro de la historia y desarrollo de la construcción naval asturiana.

Desembocadura rio Berbesa - Castropol - Asturias

Años de auge en la Ría del Eo

Ya desde el siglo XII, este estuario del Rio Eo permitió a los pueblos litorales de Ribadeo, Vegadeo y Castropol empezar con un incipiente comercio de cabotaje en el que la pesca y la construcción naval jugaron un papel importante. Las ensenadas de fondos arenosos que existen en la ría constituyeron unas excelentes condiciones para la varada y botadura de embarcaciones.

Entre los siglos XV y XVIII, la Ría del Eo se vio beneficiada por el auge de las tierras altas de los Oscos y del obispado de Mondoñedo por lo que su influencia como nexo comercial facilitó el desarrollo y fortaleza de la construcción naval en la zona. Estas regiones del interior proporcionaban  madera, herrajes, ferretería, aperos de labranza, etc, que surtían los mercados de Galicia, Asturias, Castilla e incluso a los mercados coloniales. 

¿La última carpintería de ribera en Asturias?

La aparición de los nuevos sistemas de propulsión a vapor y la construcción en hierro trajeron consigo una transición inevitable tanto de la construcción naval en madera como de la navegación a vela. A partir de 1860, vela y madera fueron perdiendo posiciones a expensas del vapor y progresivamente entraron en un fulminante declive.  Poco a poco, los astilleros de la zona, especializados en construcción en madera, fueron cerrando o limitando su actividad a la construcción de pequeñas embarcaciones de pesca.

En los últimos años, con la proliferación de la fibra de vidrio y la construcción en metal (hierro, acero, aluminio hace que la mayor parte de pequeñas embarcaciones de recreo y de profesionales se fabriquen con estos materiales. 

Sin embargo; todavía siguen quedando amantes de la madera y de los barcos construidos de forma tradicional, como los típicos bote de vela latina de la Ría del Eo. Eso y el hecho de que la carpintería de ribera tradicional forme parte del patrimonio marítimo y cultural de la región en la que se asienta; hace que Astilleros Pacho este comprometido en mantener esta tradición viva.

Pepe, Martín y Carlos en Astilleros Pacho

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
es_ESSpanish